¡Viva México Ca...!


Cuadragésimo sexto virrey

ANTONIO MARÍA DE BUCARELI

Y URZÚA

(??????)

(1771-1779)


          Este virrey, uno de los más preclaros que tuvo la Nueva España, era sevillano, hijo de familia noble. Ingresó en el ejército como voluntario en un regimiento de infantería y ascendió rigurosamente hasta capitán general. Se distinguió en las campañas de Italia por lo que fue enviado como gobernador general a la isla de Cuba, donde se ocupó en arreglar las milicias y construir las fortalezas del Príncipe y del Morro. En La Habana recibió el nombramiento de virrey de la Nueva España.

          Llegó a Veracruz el 23 de agosto de 1881, recibió el mando en San Cristóbal Ecatepec y entró en México el 23 de septiembre siguiente. Como se estaba en paz redujo los efectivos del ejército para evitar gastos, aunque puso especial atención en reforzar los contingentes de los presidios del norte, para perseguir a los indios apaches y julimes que no dejaban de hacer terribles correrías por lo que hoy es el estado de Coahuila. Los indios que caían prisioneros eran deportados junto con sus familias a Cuba.

          Trató de lograr la reconciliación entre los franciscanos y los dominicos, divididos por la conquista evangelizadora de California. Prohibió la introducción de géneros extranjeros y mandó recoger la moneda circulante para poner en uso la que traía la efigie de Carlos III. Fundó el hospital militar en el antiguo Colegio de San Andrés. En 1772 fue creado el puerto de San Francisco de California y el presidio en un lugar muy apropiado que descubrieron los exploradores capitán de milicianos presidiales Pedro de Fagos y misionero fray Juan Crespi, quienes salieron del campamento militar de San Diego. Como la explotación de la minería se hacía en forma, siguiendo el criterio de cada propietario de fundo, Bucareli dispuso se efectuase una reunión de mineros el 3 de mayo de 1774; de allí emanaron ordenanzas para esa industria, que dieron grandes resultados.

          El gobierno progresista de Carlos III, a principios de enero de 1774, dio la real cédula que permitió el libre comercio entre la Nueva España, el Perú y el recién creado Virreinato de la Nueva Granada, hoy Colombia. Este asunto fue promovido por el virrey Bucareli ante los ministros liberales de la Corona. Un minero muy rico, el conde de Regla, don Pedro Romero de Terreros, quien ya había prestado al virrey marqués de Croix cuatrocientos mil pesos y a Bucareli ochocientos mil, regaló a la Marina un navío de ochenta cañones. Dotó al colegio de Pachuca con mil pesos mensuales y fundó el Monte de Piedad para socorrer las urgencias del pueblo.

          En julio de 1776 se otorgó a los mineros el derecho a formar un cuerpo similar a los consulados del comercio, que tenían mucha libertad en el manejo de sus negocios y se limitaban a entregar sus contribuciones, todas ellas muy ricas, a la real hacienda. Aseguraba el barón de Humboldt que los trabajadores de la minería de Nueva España eran de los mejor pagados en el mundo, o cuando menos mejor pagados que los de los estados alemanes. El administrador del ramo de minas fue don Lucas de Lasaga y el director, el famoso científico mexicano don Joaquín Velázquez de León. Se presentó el problema administrativo del control de los lejanos territorios del norte, por lo que se propuso la creación de las comandancias de las Provincias Internas de Occidente, del Norte y de Oriente, California, Nuevo México, Coahuila y Texas.

          En la Ciudad de México fue inaugurado un hospital para pobres y se amplió y arregló al de San Hipólito, para dementes; empezó la construcción de la fortaleza de San Diego, en Acapulco, como punto de apoyo militar y naval para la base principal que sería ese puerto en el comercio con la América del Sur.

          Al virrey Bucareli le tocó terminar la fortaleza de San Carlos, que fue construida con nuevos conceptos de táctica e iniciada por el virrey de Croix en la llanada de Perote, Veracruz. Cuando se empezaba a obtener los beneficios de las mejoras en el comercio, en la industria minera y en la iniciación de liberalismo económico, el virrey don Antonio María de Bucareli falleció en la Ciudad de México el día 9 de abril de 1779, a consecuencia de un ataque de pleuresía. Fue enterrado, en medio de la tristeza del pueblo que de veras lo quería, en el cementerio adjunto a la Colegiata de Guadalupe.

Fuente: Gobernantes de México de Fernando Orozco Linares.




Las fases lunares en México, D.F.



Buscar en la Página de Aimé



Inicio




© Copyright Aimé - 23/10/2000